“Por más que intento, no logro involucrar a mis empleados con mi compañía”, “les doy prestaciones, les doy buen sueldo, pero no les interesa mi empresa”, “la gente en la actualidad no quiere trabajar”, “están a medio gas”… ¿Alguna vez has dicho, o pensado alguna de estas frases que te acabo de escribir, o conoces a algún colega empresario que haya pronunciado alguna, por lo menos una vez en su vida? Si tu respuesta es SI, no te pongas grave, déjame decirte que es lo que la gran mayoría de los dueños, jefes, gerentes, o empresarios, me dicen, y, sin temor a equivocarme, un 95% de las veces, concluyen con esta pregunta hacia mi: “Adriana, ¿cómo hago para que mis colaboradores se pongan la camiseta?”

 

Dentro de mi taller de Team Building a la que llamé “Gestión de Equipos de Excelencia”, hay una dinámica muy interesante que se denomina “La Subasta”, en la cual se les asigna una cantidad de dinero a cada participante y luego se subastan (obvio de manera ficticia) condiciones laborales de ensueño, y el chiste de la actividad consiste en identificar qué cosas tendrían más valor en sus centros de trabajo, observando sus conductas al momento de destinar su dinero. Mientras más valiosa es la condición, más dinero ofrecerán. Todos podrían pensar que al momento de subastar “un aumento salarial del 200%”, la arrebatinga será increíble, es más, preparemos las cámaras para registrar la intensidad de las pujas en 3, 2, 1………….. ¿¿¿y luego??? ¿Y la reacción, apá? Pues nada… que (contrario a lo que muchos jefes pueden pensar) a la gente no la motivas con dinero. O bueno, no a todos. Pero, ¿sabes cuál ha sido la condición que, a lo largo de todas las veces que he podido implementar este taller, es la que más valoran los colaboradores? La de “mayor reconocimiento por parte de mi jefe”. Hay gente que da ¡¡¡TODO SU DINERO!!! Aunque saben que ya no podrán seguir jugando, no les importa. ¡Le dan un valor IN-CRE-I-BLE! (¿te interesa llevar esta actividad de team building a tu empresa? ¡contactame! da click aqui)

 

Entonces, ¿quieres que tu personal se comprometa realmente con tu empresa? Te comparto tres tips muy sencillos que puedes implementar de manera inmediata en tu personal y que generarán resultados tremendos. Y ¿sabes qué es lo mejor? ¡¡¡Que son gratis!!!

 

  • RECONOCIMIENTO: Como lo comentaba un poco más arriba, la gente está ávida de ser reconocida. En mi artículo “COMO CAMBIAR EL CLIMA LABORAL EN 30 DIAS CON UNA SOLA ESTRATEGIA” te cuento un poco más a profundidad cómo hacerlo.
  • TRATALOS COMO SI SUPIERAS QUE SÍ SON CAPACES DE HACER LAS COSAS: ¿Recuerdas mi artículo “EL PODER DE PIGMALION Y LAS PROFECÍAS AUTOCUMPLIDAS”, cuando hablábamos de que las profecías, tanto negativas como positivas, se cumplen? Un colaborador percibe que no confías en él y vivirá siempre cohibido, ansioso, triste y esperando la primer oportunidad para salir corriendo. Pero mucha gente no cree en si misma, a veces necesitan que alguien más lo haga. ¿Porqué no ser tú ese alguien? Tu colaborador también puede percibir tu fe en él y cuando la sienta… jamás te traicionará.
  • VE EN ELLOS A TUS ALIADOS, NO A TUS ENEMIGOS. Richard Branson, el creador de Virgin Group, dice “Los clientes NO son lo primero. Los empleados SON lo primero. Si cuidas de tus empleados, ELLOS CUIDARÁN DE TUS CLIENTES”. Si Richard Branson está equivocado, ¿cómo es posible que Virgin Group esté conformado por más de 360 empresas?, ¿crees que lo hubiera logrado tratando a sus colaboradores como enemigos?

 

¿Te has dado cuenta? Ninguno de los tres tips requieren dinero, ni infraestructura avanzada o tecnología de punta. Solo requieren una sola cosa: cambio de actitud. Cambio de actitud de tu parte. ¿Aceptas el reto?

 

Si necesitas más herramientas, o trabajar más a profundidad con tu actitud, ¡no dudes en contactarme! Da click aquí para que puedas tener una sesión estratégica conmigo totalmente gratis y generar juntos un plan de acción. Trabajando con una sola persona, tu mismo, lograrás un impacto tremendamente positivo en toda tu organización. ¿Qué esperas? Da click aquí y ¡que comience la transformación!