redes-sociales¿Quién fue el máximo goleador del mundial de Francia 1998?, ¿quién compuso la canción de “La Flaca” que canta Jarabe de Palo?, ¿cuántos habitantes tiene Singapur?, ¿a cuánto amaneció el bitcoin?, ¿qué significa “however” en español?, ¿cómo llego a Calle Wallaby 42, Sidney?… estas y millones de preguntas tienen su respuesta en un solo lugar: GOOGLE (San Google para mi). Basta con abrir mi lap (o mi celular) teclear la pregunta correspondiente y ZAS! En un nanosegundo ya tengo la respuesta (incluso a veces antes de terminar de teclear). Bueno, ahora ¡¡¡ya ni lo tienes que teclear!!! Solo dices «ok google» y a continuacion dices tu pregunta y te da la respuesta… ¡es sencillamente fascinante!

La vida moderna no sería moderna (pero indudablemente sería más vida) sin el internet. El internet hoy en día está considerado como un país aparte, incluso la población que está en internet es mucho mayor que la población del país más poblado del mundo (China tiene 1,306,313,800 habitantes, lo que lo hace el de mayor población a nivel mundial, mientras que la red social de Facebook, por sí sola, tiene 1,650 millones de usuarios activos MENSUALES… ambos datos sacados desde San Google).

Es cierto que el internet nos puede sacar de muchos apuros, sobre todo si es información que es de vida o muerte (o a veces solo para quitarte una duda existencial, como comprobar que Joaquin Sabina NO es el autor de “La Flaca”, como yo pensaba), pero también es cierto que el internet puede ser un silencioso enemigo de nuestra productividad y nuestro tiempo.

Según datos estadísticos publicados en UNOCERO, los mexicanos pasamos ¡más de 6 horas al día en internet! ¡Woooow! Sin embargo, ¿en qué navegamos mientras estamos conectados al internet? El 85% de los usuarios se conecta a redes sociales, 78% para buscar información en general, 73% para enviar y recibir e-mails y 64% para mantener conversaciones en mensajeros instantáneos.

Muchos coacheés me han dicho que no tienen tiempo para sí mismos, que no son capaces de cumplir todas sus metas, que cuando ven, ya se les fue otro día sin avanzar en lo que se han propuesto, pero si hacen un análisis brutalmente honesto de lo que están haciendo a lo largo de su día, se dan cuenta de cuánto tiempo pierden por estar en el internet, “bobeando” las redes sociales.

Entonces, ¿Cuál es el reto?, no te digo que te desconectes de Facebook, ni te vuelvas un ermitaño digital, simplemente te digo que te mantengas alerta, y de manera consciente te conectes cuando así sea conveniente y te desconectes cuando tus obligaciones te lo demandan. Ponte horarios para entrar a revisar tus redes, tus correos, etc; usa la técnica POMODORO, (¿quieres saber mas? checa mi webinar que di sobre Administracion del Tiempo) que implica generar pequeños tramos de tiempo para trabajar y para descansar: 25 minutos de trabajo constante y concentrado contra 5 minutos de descanso (después de 4 periodos de trabajo, tomas un descanso largo de 20 minutos). La consigna es que ¡¡¡no te distraigas durante tus 25 minutos de trabajo!!! Y para lograrlo hay diferentes aplicaciones. Yo uso BRAIN FOCUS, que durante mis 25 minutos de trabajo me corta datos, me bloquea llamadas, mensajes y wi-fi y en general, me da todas las facilidades para que yo me concentre en lo que realmente es importante, y hacer del internet un aliado en vez de un ladrón de mi tiempo. (Te puede interesar leer ¡ENFOCATE! HAZ LAS COSAS DE MANERA EXCLUSIVA)

Imagínate una vida llena de tranquilidad, armonía y equilibrio, donde trabajes menos pero seas más efectiv@, donde puedas tener tiempo suficiente para ti y disfrutar de los placeres de la vida, donde aprendas a priorizar y a evitar que tus asuntos se conviertan en urgentes. ¿Te imaginas una vida así? Puedes ser como Angélica, que después de considerarse workaholic e incluso perder su matrimonio, recuperó su vida, el control de su tiempo y ahora ella (y todo su equipo de trabajo) sale de sus labores 3 horas antes, con mayor productividad, desayuna en casa, va al gimnasio, tiene una vida social ¡e incluso encontró una pareja y se volvió a casar! O como Ricardo que salía de su trabajo a las 2 de la mañana todos los días (¡TODOS los días!) y ahora ya sale a las 7 de la noche, ayuda a sus hijos a hacer su tarea, come con ellos diariamente y los domingos pueden ir al parque. ¿Quieres esto para ti? Contáctame! Da CLICK AQUI