La semana pasada te escribí sobre las herramientas de las que muchos empresarios y líderes adolecen. Si bien es cierto que son buenísimos en la operación, puede ser que les estén faltando skills y habilidades para gestionar a sus equipos de trabajo. También te escribía acerca de la imperiosa necesidad de romper el paradigma de que el jefe es quien todo lo sabe y quien todo lo puede, porque es algo muy peligroso para la empresa, pero también para el mismo líder.

 

Te he estado escribiendo acerca de todos los cambios que se han suscitado a raíz de la contingencia, cambios tremendos en el estilo de vida, en la manera en la que hacemos negocios, en la forma de dirigir una empresa. Y si bien es cierto que, poco a poco, estamos llegando al fin de esta etapa tan cruenta, los trancazos fueron (y a veces, siguen siendo) para dejar en la lona a cualquiera.

 

Las víctimas de esta pandemia han sido muchas a nivel mundial. Pero estas víctimas no se reducen solamente a vidas humanas. También hubo empresas que tuvieron que cerrar. Estas son las otras muertes del COVID. Las muertes de sueños, de esfuerzos, de inversiones. La muerte de fuentes de ingresos. De sostenes de familias enteras. Y creo que aún no hemos alcanzado a dimensionar el tremendo impacto que estas muertes van a traer en un futuro.

 

Cuando era niña, recuerdo una noche que llovió de manera impresionante en mi ciudad. Mi colonia se empezó a inundar. Y vimos cómo poco a poco el nivel del agua empezaba a llegar a la puerta de la casa. Comenzamos a subir muebles, a tratar de poner a salvo la sala, los aparatos electrónicos para que no hubiera una descarga, etc. Pero el agua nos ganó. Ya estábamos corriendo dentro de la casa con el agua hasta las rodillas. No nos dio tiempo de subir todo. Y recuerdo perfectamente ver a mi mamá, cómo se sentó, con toda su impotencia, simplemente a mirar, derrotada, cómo el agua seguía subiendo. Ella lloraba. Lloraba de ver que, contra eso, no podía hacer nada.

 

Al ser coach de empresarios, de repente me siento como mi mamá en aquella noche. Siento que no puedo frenar la oleada que sigue inundando las empresas de mis clientes que después se convirtieron en mis amigos. Pero no me quiero sentar a ver cómo se inundan. Porque, así como hubo empresas que cerraron, hay otras que se defendieron con uñas y dientes en los momentos más cruentos y lograron sobrevivir, y otras que aprovecharon el momento y generaron nuevas oportunidades.

 

Muchas veces he escuchado la versión japonesa de la palabra CRISIS. A veces lo siento así como que “ash, ahí van otra vez con su cliché” (acúsome), pero la verdad es que ahorita aplica ¡cañon! Estamos ante un momento CLAVE en la historia de la humanidad (sin temor a equivocarme), no podemos darnos el lujo de, “¡ah! Ya se está acabando la pandemia, ¡genial! Volvamos a las mismas prácticas que teníamos antes, aunque hayamos descubierto cosas en esta etapa que sí funcionaron”. No podemos. No debemos. No deberíamos. ¿Qué aprendiste en la pandemia? ¿Qué modificaste de ti? ¿Qué te funcionó que podrías conservar? Hazte estas preguntas en tu ámbito personal, sí. Pero también desde tu perspectiva empresarial. Como jefe. Como  responsable de tus sueños, tu esfuerzo, tu inversión… pero también, como responsable de la fuente de sustentos ajenos.

 

No dejes pasar este momento histórico que la vida, la circunstancia o el universo te puso en el camino para mejorar, crecer y transformar la CRISIS en una OPORTUNIDAD. Y para esto estoy por lanzar un programa espectacular que te va a dar herramientas específicas para transformar, tanto en ti mismo como en tus colaboradores, tu mentalidad, tu estilo de comunicación y tus habilidades de delegación, en un grupo exclusivo para empresarios quienes, como tú, están dispuestos a hacer LO QUE SEA por transformar a su empresa y recuperar el tiempo perdido. Arrancamos 3 de mayo. Solicita detalles AQUÍ.

 

SOBRE LA AUTORA: Adriana Alanis es coach, formadora, entrenadora y mentora de empresarios. Creadora de la Metodología 3L: Liderazgo de tu Vida, Liderazgo de tu Equipo y Liderazgo de tu Productividad. Autora del libro DE JEFE A LIDER COACH y creadora de la Agenda del Líder Disruptivo. Profesora universitaria con más de 20 años de servicio y vicepresidenta COPARMEX Hidalgo, Premio Nacional a la Mujer 2020 y Galardón Forjadores de México 2021.

 

Texto publicado en la revista digital AGENCIA PERIODÍSTICA PERSONALIZADA. leelo aquí