Hace tiempo estaba tomando un coaching grupal y alguien tenía una meta de tener una casa de esas de revista y ya sabes… ¿no? las típicas metas… pero se sentía como atorado, como que no sabía qué pasos dar, y le daba miedo… y de repente, en una sesión, llegó y de buenas a primeras dijo “¿saben qué? Me acabo de dar cuenta que esa meta no es mía, yo no quiero una casa así, no me gustaría, me abruma, prefiero una casa así y asado, en tal lado y shalala” y, a partir de ese momento, cuando identificó cuál era EN VERDAD su meta, todo cambió para él.

¿Por qué, por más que te haces metas y un plan de trabajo y llevas a cabo las acciones correspondientes, pareciera que el objetivo cada vez se va alejando más y más de ti? ¿No será que es porque la meta que tienes, no es realmente TU meta, sino de alguien más? Muchos de nuestros objetivos están inspirados en lo que sería socialmente aceptado, pero no tanto por lo que nosotros realmente queremos. Tener una casa de ensueño, un coche del año a la puerta, tener el super cuerpazo de revista, la relación de pareja de cuento de hadas… ¿en verdad es tu meta? ¿O estás siguiendo los cánones que alguien más te impone? En el ejemplo con el que abrí este artículo, este chico nos dijo “esa casa es la que todos quieren, y yo por eso me fui con la finta de que yo también la quería, pero la realidad es que no es mi sueño”.

En la plataforma Mindvalley hay un mini curso de 4 sesiones denominado LAS TRES PREGUNTAS MÁS IMPORTANTES, en las que Vishen Lakhiani te lleva de la mano para identificar tu verdadero por qué. Y este curso, explica el autor, nació porque se dio cuenta que muchos de quienes utilizan la plataforma Mindvalley no tienen ni idea de cuales son, de verdad, sus metas. Y ¡vamos! Vishen no es el primero que habla del tema (y obvio no será el último); hay una autora que personalmente me encanta, Jen Sincero, y en su libro YOU’RE A BADASS (altamente recomendable) te explica qué onda con estos patrones de pensamiento que generan nuestros peores autosabotajes. También Prem Dayal en su libro ME VALE MADRES (así se llama) te explica magistralmente cómo es que surgen estos patrones de pensamiento que, literalmente, marcarán el rumbo y la calidad de tu vida.

Y es que estamos inmersos en una sociedad en la que, desde que nacemos, nos van programando para tener lo que Vishen llama “the culturescape programming”, algo asi como la programación cultural, y que son todas esas ideas y preconcepciones que nos van interiorizando desde pequeños. La religión que profesamos, el tipo de comida que ingerimos… ¡vamos! ¡Hasta nuestro equipo de futbol favorito!

Y es debido a esta programación que, muchas veces, adoptamos y abrazamos ideales y metas que, finalmente no son del todo nuestras (incluso a veces no son para nada nuestras). Vishen cuenta que, desde niño, su abuelo le dijo que tenía que estudiar computación para llegar a ser como Bill Gates. Vishen abrazó esa meta, estudió computación (carrera que por cierto no le hacía feliz), se graduó y entró a trabajar a Microsoft. Y ya estando ahí se dio cuenta que no era lo suyo. Ganaba super bien, pero se sentía infeliz. Incompleto.

¿Cuántas veces hemos escuchado ese cliché de “haz lo que te apasiona” o “sigue a tu corazón” pero no tenemos ni idea de cómo hacerlo? ¿No sabemos cómo romper contratos de esta programación cultural porque ni siquiera nos hemos dado cuenta que nuestras metas son fruto de esa programación? ¿Qué tanto estamos convencidos de que eso ES lo que queremos, pero algo dentro, muy dentro de nosotros no está feliz, ni pleno?

Es brutalmente necesario identificar patrones y “contratos” para romperlos y poder hacer cambios en nuestra realidad. ¡Y esto es en todos los aspectos! ¿Por más que trabajas y trabajas no tienes la estabilidad financiera que quisieras? Quizá algo tenga que ver tu programación cultural. ¿Tus relaciones de pareja parecieran cortadas por la misma tijera? Seguramente hay por ahí un patrón que hay que desfundamentar. ¿No logras el cuerpo que sueñas, aunque te la vivas en el gym y/o en dietas criminales? Quizá, y solo quizá, algo tengan que ver tus ideas preconcebidas.

La película de VALIENTE, de Disney, me parece que es un tremendo ejemplo de ruptura de esta programación cultural. Pero, ¿qué me dices de LA PRINCESA Y EL SAPO? Yo siempre he pensado que Tiana lleva a cabo el sueño del restaurante porque, más que suyo, era sueño de su papá… y ella se lo compró como suyo.

En fin, creo que es muy importante que, como dice Steve Covey, “cuando trepes, con gran esfuerzo, por la escalera del éxito, asegúrate de que está apoyada en la pared correcta”, en otras palabras, sería muy bueno que pudieras hacer un alto en el camino y hacer un examen de conciencia y ver si de verdad, de verdad, de verdad, lo que estás haciendo, es tu BIG WHY. Creo que es un espacio trascendental para la vida y el futuro de cualquiera. ¿Sugerencias para hacerlo? Ya te hablé del curso en Mindvalley (solo que está en inglés), también te mencioné un par de libros (el de Jen Sincero sí está en español, pero es una joya leerlo en inglés), o busca un coach, o alguien que te pueda acompañar en esta aventura que será ¡TU NUEVA VIDA! Si consideras que yo te puedo apoyar, ¡agenda una sesión gratuita de evaluación! Simplemente da click aquí y elige el espacio que más se acomode a tus tiempos.

 

Adriana Alanis es coach, formadora y entrenadora de gerentes recién ascendidos y mandos medios a quienes guía a través de mentorías y capacitación en habilidades de autoliderazgo, gestión de equipos y manejo del tiempo. Autora del libro DE JEFE A LIDER COACH, best seller digital en Amazon, y creadora de la Agenda del Líder Disruptivo. Profesora universitaria con más de 20 años de servicio y vicepresidenta COPARMEX Hidalgo, Premio Nacional a la Mujer 2020, Galardón Forjadores de México 2021 y embajadora de la Fundación Cryndi.