En algún artículo anterior, te contaba de mi preferencia en el gym por el HIIT que por el funcional: a pesar de que el HIIT es mucho más intenso, me gusta más porque tiene intervalos de descanso más constantes. El principio es el siguiente: haz 20 segundos de ejercicio super intenso y explosivo y 10 segundos de descanso. Repite esta rutina 4 veces y toma un descanso largo de 1 minuto para empezar con un ejercicio diferente, pero igual de explosivo e intenso.

 

De no ser por esos micro descansos de 10 segundos, ni por el descanso largo de 1 minuto, yo creo que no aguantaría ni un ciclo… Por el contrario, esos benditos y amados micro descansos me permiten seguir adelante sin desfallecer (molida pero sigo) hasta el final de la sesión.

 

Este mismo principio de conexión-desconexión aplica para lo que tu quieras: consiste en que durante cierto periodo de tiempo te enfoques en hacer algo sin concentrarte en nada mas, y luego tomes un pequeño descanso que te permita tomar aire, para continuar con lo que estabas haciendo con el mismo enfoque que al inicio. Quiero que recuerdes cuando estabas según tu, “estudiando” para un examen y te pasabas cuatro o cinco horas seguidas sin parar… te apuesto a que llegaba un momento en el que ya solo estabas pasando los ojos por las letras, ya sin la conciencia de qué estaba diciendo la lectura, y por ende, ¡zas! Te iba mal… ¿Por qué es esto? Pues porque pasado cierto tiempo el cerebro ya no es productivo, ya no procesa, ya no responde como al inicio… en ese momento es mucho peor intentar continuar. Lo más sabio es: tomar un descanso.

 

Muchos de mis coacheés con los que trabajo Time Management y Gestión de la Productividad, me dicen “Adriana, ¡tengo muchísimo trabajo! Si a veces no salgo ni a comer. ¿como pretendes que tome un descanso?” y yo les contesto: “mira, haz la prueba. ¡Total! No tienes nada que perder (mas que un poco de tiempo) y si mucho que ganar.» Y a regañadientes, primero lo aplican para “hacer la tarea que les dejó su coach” y después ya lo toman como parte integral de su vida y sus resultados.

 

La primera vez que escuché de esta herramienta, el que la recomendaba hacía periodos de 50-10-50-30 (50 minutos de trabajo, 10 de descanso, 50 de trabajo, 30 de descanso); sin embargo tu puedes crear los lapsos como mejor te acomode; a mi me funciona mucho el de 25-5-25-5-25-5-25-20. ¿Quieres incrementar tu productividad? Honra tus periodos. Si estás en periodo de trabajo, es trabajo intenso y enfocado (como en el HIIT), sin voltear a ver el celular, ni el Facebook ni nada; y si estás en periodo de descanso estás haciendo CUALQUIER COSA que NO tenga que ver con lo que estabas trabajando. Quiero que notes que en cualquiera de los dos hay periodos de descanso cortos pero también tienes un periodo de descanso más largo. ¿Te das cuenta que es como tu semana productiva? Trabajas de lunes a viernes (a veces a sábado) y luego descansas dos días. Y después de un cierto periodo, tomas un descanso más largo, que se llama vacaciones. Cuando regresas, vuelves con la pila bien recargada y mucha energía (aunque tu jures que no es asi, que necesitas vacaciones para descansar de las vacaciones). Pero si no descansas, tu cuerpo colapsa y dejas de producir.

 

Como jefe es importante que fomentes en tus colaboradores esta forma de trabajar (cuidando que no abusen de los descansos, obviamente) pues ya te diste cuenta del impacto en la productividad que esta práctica trae consigo. Y tu también integralo a tu vida. No eres más productivo si trabajas sin descanso. Tu gente no es más productiva si trabaja sin descanso. Al contrario. Asi que hazle un favor a tu organización y ¡tomate un respiro! Notarás el cambio en ti, en tu humor, tu estrés se reduce, trabajas más feliz y conectado, al no tener distractores terminas más rápido y ¡bueno! Serás más productivo con menos esfuerzo. ¿Te gustaría aprender más y trabajar la gestión de tu tiempo? ¡Yo te puedo ayudar! Tengo herramientas para que tu y tu equipo sean mucho más enfocados y productivos, a la vez de devolver el equilibrio a su vida personal y laboral. ¿Qué esperas? ¡Da click aquí para tener una sesión gratuita conmigo!