elogioSeguramente ya has leído en internet esta historia que circula y que dice algo asi como:

“Hay una tribu africana que tiene una costumbre bonita. Cuando alguien hace algo perjudicial o errado, ellos llevan a la persona al centro de la aldea y toda la tribu viene y lo rodea. Durante dos días, ellos le dicen todas las cosas buenas que él ya ha hecho. La tribu cree que cada ser humano viene al mundo como un ser bueno. Cada uno de nosotros, deseando seguridad, amor, paz y felicidad. Pero a veces, en la busca de esas cosas, las personas cometen errores. La comunidad ve aquellos errores como un grito de socorro. Ellos se unen entonces para erguirlo, para reconectarlo con quien es realmente, hasta que él se acuerde totalmente de la verdad de la cual se había desconectado temporalmente: ‘Yo soy bueno’.”

Cierto, es una linda historia, pero, ¿qué tiene que ver con el tema de hoy?

Muchos de mis coacheés tienen algo en común: todos se quejan de la falta de compromiso de su gente, “Adriana, no se ponen la camiseta”, “es que ellos hacen que hacen pero la verdad es que no hacen nada”, “el clima laboral está fatal en la organización”. Pero de todo lo que pasa en tu empresa, ¿qué tanto es responsabilidad tuya, como líder o jefe?

Estamos muy acostumbrados a enfocarnos solamente en el lado negativo de las cosas. Es muy común, de hecho casi que cultural, ver lo malo que sucede y dejar de lado, u obviar lo bueno. Rhonda Byne en su libro “La Magia” nos dice que solo valoramos nuestra salud, o nuestro trabajo, cuando no lo tenemos. Pero si está ahí, simplemente lo damos por hecho y se vuelve transparente a nuestros ojos. Exactamente lo mismo ocurre con nuestros empleados y colaboradores. Cuando hacen algo bien, simplemente lo damos por hecho y listo, pero si cometen un error o fallan, inmediatamente hacemos una tormenta, con lo que logramos únicamente maximizar lo malo que alguien hizo, pero a la vez estamos borrando TODO lo bueno que hasta ahora ha hecho y que hemos estado pasando por alto.

El título de este artículo es CÓMO CAMBIAR EL CLIMA LABORAL EN 30 DÍAS CON UNA SOLA ESTRATEGIA, y supongo que le diste “click” porque estás dispuesto a hacer lo que sea con tal de lograr este cambio en tu organización. Muy bien. La estrategia que te voy a compartir el día de hoy es tan sencilla que por eso muchas personas la ignoran o no le dan el valor que deberían, sin embargo, si tu eliges aplicarla, te vas a dar cuenta del impacto que causa, y lo mejor de todo es que es ¡¡¡GRATIS!!! Asi que, aquí te voy a revelar el secreto, ¿estás list@? La estrategia que te ayudará a cambiar el clima laboral en tu empresa es: EL AGRADECIMIENTO. ¡Si! El agradecimiento es la palabra mágica (te invito a que leas el libro que mencioné en el párrafo anterior, ¡entenderás muchas cosas! Puedes adquirirlo aqui). Si tu agradeces a tus colaboradores por las cosas que sí hacen, por lo que sí son, por lo que sí tienen en vez de enfocarte en los NO, ¡la magia empieza a suceder! Cuando hago en las empresas en las que tengo oportunidad de trabajar, una dinámica llamada “La Subasta”, donde subastamos algunas cosas inherentes a su empleo, muy pocas personas pagan por “un incremento del 200% de su sueldo”, pero no te quiero contar cuántas personas se pelean por “reconocimiento de mi jefe”.

Entonces tu misión, si es que decides aceptarla, es que durante 30 días les digas a tus colaboradores algo que: APRECIAS, ADMIRAS o AGRADECES de ellos. No te estoy diciendo que vas a dar uno diario a cada uno, no no… porque entonces acabarás choteando el tema. El punto clave aquí es que se sientan reconocidos, y verás que se enfocarán en hacer mejor eso que les reconociste, y empezarán por observar sus propias fallas y disminuirlas. ¿Cómo hacer reconocimiento a tus colaboradores?

  • Reconocimiento puede ser en público, pero yo te lo sugeriría en privado (eso si, llamadas de atención SIEMPRE SIEMPRE SIEMPRE SON EN PRIVADO)
  • Diles algo que APRECIAS, ADMIRAS o AGRADECES de esa persona, ¡se va a sorprender lo que percibes de el o ella!
  • Dile algo muy muy honesto, no quieras decirle lo mismo a todos, porque eso es correo directo, y al rato no te van a tomar en serio, y obviamente la técnica no funcionará.

¡Ponlo a prueba! Y luego me platicas de los resultados!

Imagínate una organización en donde cada uno de sus componentes sepan perfectamente qué hacer, y lo hagan sin que tengas que estar atrás de ellos, donde puedas tener tiempo para gestionar otros asuntos, contactar nuevos clientes, analizar y echar a andar nuevos proyectos, estudiar un diplomado o maestría, que sientas la tranquilidad de que todo está siendo hecho. ¡Estas empresas existen! ¡Y yo te puedo ayudar a que tú seas líder de una! Si tú quieres esto para ti, da click aquí para que te ayude a  generar un plan de acción.